Correo electrónicoImprimirExportar ICS

Conferencia: Los orígenes de la Química: de Paracelso a Dalton, pasando por Lavoisier

Título:
Conferencia: Los orígenes de la Química: de Paracelso a Dalton, pasando por Lavoisier
Cuándo:
Mar, 4. Octubre 2011, 19:00 h - 21:00 h
Dónde:
Centro "21 de Marzo", Salón de Actos - Tres Cantos, Madrid
Categorías:
Ciencias fundamentales, Conferencias
Conferencia: Los orígenes de la Química: de Paracelso a Dalton, pasando por Lavoisier

Información del ponente

Nombre:
Dr. José Antonio Martínez Pons, Profesor de la Universidad de Alcalá de Henares


Lugar

Lugar:
Centro "21 de Marzo", Salón de Actos
Calle:
Calle del Viento, 2
CP:
28760
Ciudad:
Tres Cantos
Estado / Provincia:
Madrid
País:
Spain
Centro
Mapa:
Mapa

Descripción del evento

La química protagoniza la primera conferencia del curso 2011-12 de la Universidad Popular de Tres Cantos

  1. El Profesor Dr. José Antonio Martínez Pons explicó la evolución de la Química desde "unos humildes y extraños inicios" en el Paleolítico hasta abarcar todos los aspectos de nuestra vida en la actualidad.
  2. Los asistentes pudieron asistir a media docena de sencillos experimentos parecidos a los que realizaron químicos anónimos y reconocidos en su momento.

 

Una amena disertación sobre la evolución de la Química a lo largo de la Historia de la Humanidad protagonizó la primera conferencia del curso 2011-12 que inició el nuevo ciclo de conferencias de la Universidad Popular de Tres Cantos. El ponente fue el Profesor de la Universidad de Alcalá de Henares, Doctor en Química, José Antonio Martínez Pons, que explicó de forma amena y con multitud de anécdotas la evolución de esta ciencia desde "unos humildes y extraños inicios" en el Paleolítico hasta Lavoisier, en el siglo XVIII.

"¿Cuántos productos químicos han utilizado en el día de hoy?" Con esta pregunta dirigida al público, el conferenciante inició la charla demostrando la importancia de la Química en nuestras vidas: desde los productos de limpieza que utilizamos todas las mañanas para asearnos a los tejidos que nos ponemos para cubrirnos, pasando por el combustible que utilizamos en el vehículo o el material con el que se hacen los objetos que nos rodean.

Todo en nuestra vida es química, y el estudio de los químicos se ha dirigido a saber como reaccionan los materiales unos con otros. En este sentido, Martínez Pons recordó que la Química es la ciencia que estudia la composición, estructura y propiedades de la materia, así como los cambios que ésta experimenta durante las reacciones químicas y su relación con la energía. Como ciencia básica, está relacionada con la Biología, la Farmacia, la Medicina, la Ingeniería o la Ciencia de los Materiales.

Primera parada, el Paleolítico

La primera parada de la charla fue el Paleolítico en el que los primeros hombres descubrieron que la carne y otros alimentos cambiaban su aspecto, y también resultaban más fáciles de digerir, cuando habían estado sobre el fuego durante un rato. Martínez Pons explicó que este descubrimiento debió ser tan casual como el del hierro obtenido a partir de un mineral puesto al calor y el vidrio que apareció en un montón de arena en el que se había hecho un fuego.

Estos descubrimientos marcaron el auge de las "superpotencias" del Neolítico y la Antigüedad: aquel que tenía mejores metales, podía tener mejor ejército y por lo tanto subyugar a sus estados vecinos. Además, aquellos que "sabían" como convertir una simple piedra mineral en acero (una aleación de hierro con una cantidad de carbono variable) se convertían en personas importantes para los gobernantes.

Segunda parada, Egipto

La segunda parada en este viaje por la Historia de la Química fue Egipto cuyos gobernantes estaban obsesionados con la Inmortalidad y con dar fe de su paso por la Tierra durante siglos. Sus químicos investigaron las propiedades de los pigmentos, los metales y los materiales de construcción para conseguir los mejores elementos para construir tumbas o decorar las mismas. La prueba es que después de tres mil años, la pintura de sus tumbas todavía exhibe casi su aspecto original.

La mal llamada Edad Tenebrosa

Tras un reconocimiento a los impulsores de la investigación en Grecia (especialmente Aristóteles y Arquímedes), la siguiente parada fue la Edad Media, una época conocida como Edad Tenebrosa debido a que se considera que la ciencia descubierta hasta ese momento fue desapareciendo. "Con las tasas altas de analfabetismo en la población de aquel tiempo es lógico que se sufriera un parón en el desarrollo de la Química", señaló  Martínez Pons, para recordar la importancia que tuvieron en aquel momento la alquimia, una antigua práctica protocientífica que intentaba convertir metal corriente en oro y descubrir el elixir de la eterna juventud.

Los alquimistas fueron en cierto modo precursores de la investigación de la naturaleza: sus laboratorios no debían diferir mucho de los que se organizaron en siglos posteriores: probetas, tubos y experimentos para descubrir las propiedades de los materiales. En la charla, Martínez Pons contó una anécdota de un experimento medieval en apariencia alocado: una probeta con una sustancia en su interior se metía entre excrementos de caballo con el fin de que la citada sustancia cambiara. El alquimista nunca consiguió oro de este experimento pero ahora podemos constatar que el alquimista tenía cierto conocimiento de las cualidades de la materia: al fermentar el excremento, este experimenta una emisión de calor que era utilizado para intentar cambiar las cualidades del material dentro de la probeta.

Grandes alquimistas

En la Edad Media los gobernantes prohibieron la alquimia. Se dice que inducidos por la religión, aunque la mayoría de dirigentes tenían una razón oculta de carácter práctico: "en un mundo que tenía su patrón económico en el oro, alguien que pudiera transformar el plomo en este material preciado podría haber desestabilizado la economía del reino", explicó Martínez Pons.

En resumen, en esta época menos oscura de lo que se piensa (gracias a la libertad que tenían algunos estudiosos en conventos y abadías), el hermetismo de los alquimistas se granjeó no pocas enemistades que condujeron a más de uno a la hoguera.

Entre los alquimistas más famosos de siglos posteriores destaca Robert Boyle e Isaac Newton, que llevó tan lejos sus experimentos con sustancias tóxicas, que sufrió al final de su vida brotes paranoicos, se dice que provocados por el mercurio y el plomo.

Y por último, Lavoisier

El último químico de importancia en ser nombrado en la charla fue Lavoisier, impulsor de la química cuantitativa y padre de la química moderna. Martínez Pons contó una sabrosa anécdota : debido a su trabajo como cobrador de impuestos en la Francia prerevolucionaria, los revolucionarios decidieron guillotinarle. Antes de que esto sucedierá quedó con su ayudante en que este debía mirar a su cabeza una vez guillotinada ya que iba a guiñarle un ojo. No solo lo hizo una vez, sino cinco, según cuenta la Historia. Lavoisier fue el padre de la nomenclatura química, que se enseña actualmente en institutos y universidades, y realizó estudios sobre la oxidación de los cuerpos, el fenómeno de la respiración animal, el análisis del aire o la Ley de conservación de la masa.

Año Internacional de la Química

Con esta charla sobre Química, la Universidad Popular de Tres Cantos inició su ciclo de conferencias para este año. No en vano, 2011 es el Año Internacional de la Química, y qué mejor que acercar esta ciencia a la ciudadanía de manera amena y sencilla, con anécdotas y experimentos sencillos que el propio Martínez Pons mostró al público.