Correo electrónicoImprimirExportar ICS

Conferencia: La geometría encarnada en la Naturaleza: los cristales

Título:
Conferencia: La geometría encarnada en la Naturaleza: los cristales
Cuándo:
Mar, 12. Noviembre 2013, 19:00 h - 21:00 h
Dónde:
Centro "21 de Marzo", Salón de Actos - Tres Cantos, Madrid
Categorías:
Ciencias de la Tierra, Conferencias, Vídeo, Presentación
Conferencia: La geometría encarnada en la Naturaleza: los cristales

Información del ponente

Nombre:
Alberto Navarro Izquierdo, Doctor en Ciencias Químicas


Lugar

Lugar:
Centro "21 de Marzo", Salón de Actos
Calle:
Calle del Viento, 2
CP:
28760
Ciudad:
Tres Cantos
Estado / Provincia:
Madrid
País:
Spain
Centro
Mapa:
Mapa

Descripción del evento

La mayoría de los materiales sólidos están constituidos por partículas (átomos, y/o moléculas, y/o iones) con una ordenación geométrica tridimensional de alta simetría: son cristalinos. Este orden es comprobable a simple vista en casos reducidos, como son los preciosos minerales cristalizados que a veces aparecen en la naturaleza; pero la cristalinidad siempre puede medirse, y verse con los ojos de la razón, de forma inequívoca mediante difracción de rayos X.

 

La medida científica, labor necesaria para el progreso material, complementa a los sentimientos (emoción, admiración, embrujo, misterio…, necesarios para el progreso espiritual) que acompañan a la contemplación de los cristales, y su geometría, simetría, belleza, perfección,… Estos sentimientos, casi con seguridad impulsa a las personas a preguntarse ¿qué, cómo y por qué es/existe esto? ¿Me están engañando?.

El que, como y el porque de la existencia de los cristales tienen respuestas científicas simples y verdaderas a cierto nivel. Del conocimiento científico surgen las aplicaciones técnicas. Así por ejemplo todos los aparatos electrónicos actuales (televisores, ordenadores, teléfonos móviles, aparatos médicos,…) se construyen gracias al conocimiento de las propiedades cristalinas de los semiconductores.

Pero la ciencia es algo que seguimos haciendo continuamente, porque está continuamente inconclusa. La Naturaleza es inmensa, infinita, inalcanzable totalmente por el Hombre. Mientras tanto queda la fascinación de la contemplación de los cristales.